Página principal
Unicornio en su habitad
La magia del unicornio es única.

Imágenes

¿Cómo son los unicornios?¿Cómo vivían?¿Cómo se alimentaban?¿Qué características tenían?

Hoy, el unicornio es considerado un animal de leyenda. Aparece en multitud de libros a lo largo de la historia. Donde más se lo menciona es la Edad Media, pero también aparece en el Antiguo Egipto, o incluso en lejanas tierras como la India.

¿Cómo son los unicornios?

El unicornio es una maravillosa criatura con cuerpo de caballo, patas de antílope, barba de chivo y un cuerno en la frente en forma de espiral (de allí su nombre). También se lo representa como un caballo blanco con un cuerno en la frente solamente. Posee ojos azules, son muy inteligentes, independientes y solidarios. Además posee gran valor, fuerza y bondad.

¿Qué poderes posee el cuerno del unicornio?

Se cree que son inmortales o que pueden vivir muchos años. Las leyendas cuentan que su cuerno era mágico, poseía poderes milagrosos y curativos, tanto es así, qué se cree que el cuerno posee propiedades tan milagrosas que podría otorgar la juventud eterna.

El unicornio es resistente a la magia, hechizos y venenos. Cuando nace su color es de un suave dorado, luego de los dos años y medio va cambiando a plateado hasta llegar a la madurez de la criatura en donde termina siendo el característico color blanco. A estos seres mitológicos el cuerno les comienza a crecer a partir del cuarto año de vida.

Sólo las personas de buen corazón tenían el privilegio de verlo y tener contacto con ellos. Por sus cualidades y poderes muchos hombres destinaron tiempo de su vida con el afán de poder atraparlo y robar sus poderes, muchos buscaron por años los poderes curativos de vida eterna sin éxito, malgastando su tiempo.

Se cree que vivían en bosques al norte de Europa cerca de manantiales y cascadas. Se alimentaban de de frutos y granos que recogían de las ramas de los arboles del frondoso bosque.

El cuerno de unicornio

 Se le atribuía poderes mágicos y podía curar cualquier enfermedad. Es por ello era muy codiciado y alcanzaba un precio altísimo. (aunque ahora sabemos que en realidad eran colmillos de narval).