Quimera.

Monstruo imaginario con cabeza de león, cuerpo de cabra y cola de dragón.

Quimera es un monstruo híbrido de la mitología griega, ​nace producto de la mezcla entre los implacables Dioses Tifón y Equidna, por lo que suponía ser una bestia de gran poder.

Se la describe a Quimera con la cabeza de un león, el cuerpo de una cabra, la cola de una serpiente o un dragón y otras afirman que tenía tres cabezas: una de león, otra de macho cabrío, que le salía del lomo, y la última de dragón o serpiente, que nacía en la cola.

Quimera, es altamente peligroso por la combinación de las garras de león que posee, que desgarran con facilidad la carne, los cuernos de cabra dan golpes secos y tajantes. Sin embargo el peligro mayo lo representa la cabeza de dragón que escupe fuego letal.

Se alimenta de la carne de animales de caza, y en los momentos de escasez utiliza su cabeza de cabrío para alimentarse de la hierba.

Quimera vagaba por las regiones de Asia Menor aterrorizando a las poblaciones y devorando animales, y hasta rebaños enteros. Es posible que de su unión con Ortro nacieran la Esfinge y el León de Nemea.

Característica principales de Quimera:

*Poseía la cabeza de un enorme León, con bastante pelaje.

*Su cuerpo era el de una enorme cabra con gran cantidad de masa muscular magra.

*Poseía gran velocidad.

*Sus patas poseían enormes garras capaces de cortar y herir gravemente a sus presas.

*Podía comunicarse por medio del idioma de los dragones.

Escupía fuego por su boca, lo cual dificultaba el acercamiento, y

*Con su cola de serpiente atrapaba a sus víctimas inmovilizándolas con facilidad.

¿Cómo fue derrotada Quimera?

Quimera fue derrotada finalmente por Belerofonte con la ayuda de Pegaso a las órdenes del rey Yóbates de Licia. Hay varias descripciones de su muerte: algunas dicen simplemente que Belerofonte la atravesó con su lanza, mientras que otras sostienen que la mató cubriendo la punta de la lanza con plomo que se fundió al ser expuesto a la ardiente respiración de Quimera.