El dragón es uno de los más grandes y conocidos seres mitológicos de toda la historia.

Es un ser fantástico que aparece de diversas formas en varias culturas de todo el mundo, con diferentes simbolismos asociados.

Ha sido inspiración de grandes libros que han sido traspasados al cine al igual que novelas y poemas.

Hay dos tradiciones principales: los dragones europeos, derivados de las tradiciones populares europeas y de la mitología de Grecia y Oriente Próximo, y los dragones orientales, de origen chino, pero conocidos también en Japón, Corea y otros países asiáticos.

Existe una gran cantidad de dragones, que poseen distintas características, haciéndolos diferentes entre sí, sin embargo, estos guardan cierta similitud en algunos aspectos. Se los reconocen por poseer una figura similar a la de una serpiente enorme, con piel escamosa, alas, garras, cola y múltiples colmillos.

La imagen y la figura del dragón de la cultura occidental ha imaginado como reptiles gigantes y alados, inspirados en las serpientes y en otros reptiles, como los gaviales, cocodrilos y caimanes . Añaden a estas criaturas rasgos tomados de otras clases de animales como alas y cuernos, o rasgos fantásticos como el de tener un aliento de fuego.

La imagen y la figura de los dragones orientales, tienen también por lo general apariencia serpentina, pero mezclada con características de otros animales, y muy pocas veces tienen alas.

En Japón y China, simbolizan el poder espiritual supremo, el poder terrenal y celestial, el conocimiento y la fuerza, y por lo tanto son benévolos. El dragón es la insignia más antigua del arte de estos países. Proporcionan salud y buena suerte.

En diferentes culturas se los conoce por desempeñar un papel importante como dios o guardián, o como monstruo y poderoso enemigo.

Se le atribuyen cualidades positivas, como una gran sabiduría y conocimiento, pero también defectos, como una avaricia y codicia insaciable que le conducen a devastar poblaciones enteras para apilar gigantescos tesoros.

Se podría clasificar en dos categorías: dragones malignos y dragones benignos.

Los dragones malignos se originan en la mitología celta y la mitología nórdica; son criaturas sumamente poderosas y hábiles. Estos son de un tamaño excepcional, los dragones malignos son cazadores por naturaleza.

Sin embargo, los dragones benignos pertenecen generalmente a la mitología china y la japonesa, estos seres son valorados y respetados por los devotos de esas culturas, esto se debe a que los dragones simbolizan grandeza, poder, y riquezas.

Relacionados:

12 curiosidades que no sabías sobre los dragones.

Leyenda del dragón Yamata no Orochi y Susanoo.