Susanoo no Mikoto y el dragón Yamata no Orochi.

 Leyenda del dragón  Yamata no Orochi y  Susanoo no Mikoto es una de las leyendas más importantes de la mitología japonesa.
Susanoo luchando con Orochi

Leyenda del dragón  Yamata no Orochi y  Susanoo no Mikoto es una de las leyendas más importantes de la mitología japonesa.

El dragón Yamata no Orochi y Susanoo no Mikoto, es una de los historias más conocida en Japón. El dragón tiene ocho cabezas y ocho colas, por lo cual se le llama «Yamata» y «Orochi» significa «serpiente gigante”.

Dragón Yamata no Orochi y Susanoo Aparecen en los primeros documentos japoneses escritos, el Kojiki y el Nihongi.

La leyenda cuenta que hace siglos, el dios de la tormenta, Susanoo, fue arrojado del cielo y descendió a la tierra, en el Monte Torikami, cerca del río Hi no kawa, en la provincia de Izumo.  Allí, se encontró con una pareja de dioses ancianos llamados Ashinazuchi y Tenazuchi, que estaban muy angustiados. Le contaron a Susanoo que Orochi dominaba la provincia, y pedía sacrificios de jóvenes vírgenes. Durante los últimos años, perdieron a siete de sus ocho hijas por culpa de la bestia. Se las tragó una a una cada año, solo les quedaba su hija menor, Kushinada Hime. Pronto sería hora de que Yamata no Orochi exigiera un sacrificio.

Susanoo explicó que él era el hijo de Izanagi e Izanami, (dioses encargados de formar las islas que se convertirían en lo que hoy es Japón), y el hermano mayor de la diosa del sol Amaterasu. 

Izanagi e Izanami.

Susanoo se ofreció a matar a la bestia a cambio de la mano de Kushinada hime en matrimonio. Los padres de la joven estuvieron de acuerdo.

Susanoo puso en marcha su plan para derrotar a la gran serpiente.

Primero, Susanoo transformó a Kushinada Hime en una peineta, que después se colocó en su cabello y la llevó consigo en su enfrentamiento con el dragón. Luego, hizo que Ashinazuchi y Tenazuchi construyeran una gran cerca con ocho puertas. En cada una de las ocho puertas levantaron una plataforma y colocaron una tina. Vertieron sake extremadamente fuerte en cada tina. Cuando esto terminó, todos esperaron a que llegara.

Lucha feroz.

Cuando apareció Yamata no Orochi era inmenso, su cuerpo podía cubrir ocho colinas, se deslizó hacia la cerca y notó el poderoso sake. Metió sus ocho cabezas en los depósitos y bebió el alcohol. Orochi borracho, se durmió, momento en el que Susanoo aprovechó para cortar las ocho cabezas y descuartizar a la criatura. La carnicería fue tan grande, que el río Hi-no-kawa fluyó con sangre. Cuando Susanoo cortó a la criatura hasta su cuarta cola, su espada se hizo añicos. Al examinar la parte de la cola de Yamata no Orochi que rompió su espada, Susanoo descubrió otra espada dentro de la carne de la criatura, a la que llamó katana Kusanagi no Tsurugi.

Su hermana Amaterasu.

Susanoo finalmente le ofreció a Kusanagi como un regalo a su hermana, Amaterasu, y se le permitió regresar al cielo. La espada se transmitió de generación en generación en la línea imperial de Japón. Es una de las tres piezas de la indumentaria imperial, junto con el espejo Yata no Kagami y la joya Yasakani no Magatama. Hoy, se dice que la espada que vino de la cola de Yamata no Orochi está protegida en el Santuario Atsuta en Nagoya.